DESTINO

MANILA

CREA TUS PROPIOS RECUERDOS

Como ciudad principal de Filipinas, Manila es una metrópoli de gran densidad y sentimiento histórico.

DA UN PASEO

Puedes dar un paseo en calesa a través de las calles históricas de Binondo y Ermita

Incluso dentro de los distritos patrimoniales, como son Rizal Park e Intramuros, encontrarás comercios del gigante local de comida rápida: Jollibee. . Los estudiantes universitarios se mueven en coches de caballos y caminan por las antiguas murallas del fuerte para llegar a clase. El Light Rail Transit (LRT) pasa lentamente mientras las familias disfrutan de un picnic en el césped del parque Luneta.

Al igual que los pasajeros en un yipni, el pasado, el presente y el futuro se sientan hombro con hombro, volando por las calles de Manila. ¡Súbete a bordo! Puedes sentarte y observar el día a día de la ciudad… o sacar la cabeza y dejar que tu pelo se enrede con el viento, mientras disfrutas del ritmo frenético de la capital.

Cuando los españoles llegaron en el 1500, construyeron una ciudad amurallada en lugar del kuta (fortaleza) de Rajah Soliman. Esta ciudad ahora se conoce como Intramuros, uno de los mejores modelos de fuerte medieval fuera de Europa.

Intramuros contiene la Iglesia de San Agustín, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y el Museo de San Agustín. El recinto aúna bellos elementos religiosos y reliquias del Galleon Trade, desde cofres del tesoro hasta santos con vestiduras bordadas en oro. Juan Luna, uno de los más grandes pintores filipinos, está enterrado aquí. Casa Manila, un museo de estilo de vida replicado de una casa de 1800, también se encuentra en la zona. Los guardias y los propietarios de las calesas (carruajes tirados por caballos) visten con trajes de época. ¡No dudes en pedirles una foto a su lado! La respuesta será una sonrisa.

Si buscas vivir una experiencia diferente, únete a la caminata ‘Walk This Way’, de Carlos Celdrán, en la ciudad amurallada. Una historia llena de anécdotas que no se encuentra en los libros, y que por supuesto, no te enseñaron en el colegio.

El primer hotel de Filipinas también se encuentra aquí. Establecido en 1912, el Hotel Manila es grandioso, clásico e histórico, y ha recibido a diversas personalidades famosas, como el General Douglas MacArthur, Marlon Brando o Los Beatles.

Puedes montar en una calesa por las calles históricas de Binondo y Ermita.

En Binondo, saborea tu camino a través de Chinatown, según dicen, el asentamiento chino más antiguo del mundo, habiéndose establecido a finales del siglo XVI. Prueba la auténtica cocina de Fujian, la cantonesa, y prueba otras cosas que no sean restaurantes. Verás vendedores de frutas tropicales a precios de ganga.

Después, camina algunas manzanas para probar suerte en el paraíso del mayorista de Divisoria, donde cuanto más compres, ¡mejor sale de precio!

Sabemos que es un cliché, pero las puestas de sol en la bahía de Manila son de las mejores del mundo. Si no te lo crees, pasea por Roxas Boulevard y compruébalo por ti mismo. Cada día parece un sol diferente.

Fuera de este bulevar encontrarás muchos de los monumentos más importantes de la ciudad. Rizal Park, también conocido como Luneta, es el santuario más prestigioso del país, además de un lugar estupendo para ver a los lugareños disfrutar de su fin de semana. Acomódate en una manta de picnic y compra una cometa.

El Museo Nacional, otro de los monumentos más importantes de la zona, reúne la exhibición más extensa de reliquias de comercio de Galleon del país e ilustra los orígenes del pueblo filipino. Incluso sin entrar, el museo es ya en sí mismo una belleza de la arquitectura neoclásica.

Por la noche, disfruta de las discotecas, pubs y bares cercanos a Malate.

¡Pero eso es solo el principio! Disfruta de tu propia experiencia recorriendo el resto de callejuelas de Manila.

Probablemente encuentres un ihawan (parrilla de estilo halconero) para hacer exquisitas barbacoas o ese libro de hace tantísimos años que llevabas tiempo buscando. Ten una conversación con un manileño y descubre qué es lo que les gusta. Únete a una ronda de karaoke o gana a un anciano al ajedrez. Cualquier ciudadano que encuentres, seguramente esté bebiendo una copa fría de San Miguel.

[favorite_button post_id=”1371″]Favourite

CÓMO LLEGAR

POR AIRE

Las terminales 1, 2 y 3 del Aeropuerto Internacional Ninoy Aquino (NAIA) son las principales entradas internacionales a Manila. Más de 30 aerolíneas vuelan a la capital filipina desde diferentes ciudades del mundo. También se puede acceder desde los aeropuertos internacionales de Cebú, Clark, Davao, General Santos, Iloilo, Kalibo, Laoag, Puerto Princesa y Zamboanga; así como desde el resto de aeropuertos domésticos de Filipinas.

POR TIERRA

Las principales ciudades provinciales cuentan con servicio de autobús a Manila. Consulta en la terminal local los horarios y la emisión de billetes.

POR MAR

Para llegar a Manila puedes coger un ferry de pasajeros desde cualquiera de los principales puertos de Filipinas, donde se especifican los horarios y se compran los tickets. También es posible viajar desde Sandakan, Malasia a Zamboanga City, Sulu y Tawi-Tawi a través de Weesam Express y, después, coger un vuelo o una barca, o tomar una serie de autobuses hasta llegar a Manila.

CONSEJOS

Manila es la ciudad más importante de Filipinas; una mezcla perfecta de sentimiento histórico y desarrollo urbano.

No Results Found

The page you requested could not be found. Try refining your search, or use the navigation above to locate the post.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Loading...